Este mes ha sido un inspirador momento del año enmarcado por el libro, puesto que ha estado de fiesta y lo hemos celebrado en grande.

El viernes 16, estuvimos jugando con las vocales con un motivado grupo de niñas y niños que durante casi una hora estuvieron siguiendo los desafíos entregados por el amigo buzón. Letras con comida, con ropa, con el cuerpo, en fin, la experimentación dejó el aprendizaje significativo que los infantes seguro, grabaron en sus memorias del corazón.

Hoy 23 de abril, más de 150 niñas y niños del colegio Brígida Walker de Ñuñoa, se conectaron a escuchar la carta cuento de Agustín, donde aprendieron a valorar todas las situaciones positivas que se viven a diario y creamos el libro del agradecimiento, con el objetivo de que cada noche se dibuje o escriba lo que más nos gustó del día, llevando ese agradecimiento al corazón y a nuestro libro, de esta manera, cuando estén tristes, con rabia o aburridos, pueden ir a buscar esos agradecimientos guardados. Fue una hermosa jornada, los infantes mostraban felices sus libros y quedamos todos con ganas de seguir encontrándonos.

Así seguimos avanzando en el aprendizaje lúdico y creativo que ayuda a que en la infancia se generen las huellas de humanidad para un futuro mejor para todas y todos.

Estén atent@s porque mayo se viene cargado de iniciativas para niñas, niños, educadores, mamás y papás.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *